Mi foto
Una persona lógica pero de mente muy desordenada.

17/9/07

Champs Elysees


En la noche del 28 de junio del 2003 yo caminaba por las calles de Madrid. Eran las 12 de la noche, no tenía donde hospedarme, tampoco dinero en el banco y en la cartera traía menos de 30 euros, prácticamente nada.
A las 9 de la mañana tenia que tomar un avión hacia París, pero tenía que estar en el aeropuerto
por lo menos dos horas antes de abordar, por lo que no quise pagar un hostal de 15 euros la noche sólo por dormir unas horas, así que por primera vez en mi vida, me resigné a dormir en la calle.
Era viernes. Decidí buscar una avenida transitada en el centro turístico. Me quede en la entrada de un banco. Hacía viento. Estaba cansado de caminar por las calles cargando mi equipaje. En esa acera pasaba gente de todo tipo: policías, jóvenes que iban de fiesta y me gritaban cosas, prostitituas, vagabundos, etc. No pude dormir nada. Jamás cerré los ojos por más de cinco minutos pues temía que alguien se acercara y me hiciera algo.

Justo cuando dieron las cinco de la mañana me fui de ahí, tomé el metro y me dirigí al aeropuerto. En la fila de abordaje estaba junto a una joven que leía el libro de Harry Potter. En eso me preguntó, Hola, eres mexicano; Si, cómo sabes; Por tu pasaporte, Ah, si, claro, y tú de dónde eres; También de México, de Puerto Vallarta; Y a qué vas a París, le pregunté; allá vive mi novio, y lo voy a visitar.

El vuelo pasó rápido. Cuando llegamos al aeropuerto de París una grabación en la terminal nos informó que el personal del aeropuerto estaba en huelga, por lo que no había quien transportara el equipaje de los pasajeros a la terminal. Pasaron dos horas para que todos viéramos nuestro equipaje salir en las bandas.
Lo recogí y salí del aeropuerto y ahí me pregunté: Y ahora a dónde voy. Qué hago. Nadie me conoce en toda Francia, no tengo a donde llegar, no tengo dinero dinero y no sé francés.
Estaba preocupado. No quería ni estaba dispuesto a dormir en la calle otra vez. Me quede afuera del aeropuerto unos instantes, esperando algo, no sé qué era, pero lo esperaba.

Afortunadamente la chica que conocí en el aeropuerto de Madrid pasó por ahi y se dio cuenta de mi terrible situación. Ven, me dijo, súbete a este bus con nosotros. Una hora más tarde entramos a la ciudad de París. Recuerdo que desde la ventana vi por primera vez la torre Eiffel.

Llegamos a Champs Elysees y ella me dijo, Bájate aquí, camina y entra en aquel lugar donde sobresalen las banderas de varios países, ahí te van ayudar.

Y eso fue lo que hice. Era una especie de agencia que ofrecía alojamiento en distintos hostales de París. Ahí me resolvieron la vida. Una hora más tarde estaba en la habitación de un hostal cerca de la estación Gary de Leon, relativamente cerca de Notredamme.

Horas más tarde mi padre se apiadó de mi y me depositó dinero en el banco. Estuve 3 días caminando en las calles de París. Solo. Bueno, traía mi cámara fotográfica conmigo, así que completamente solo, no lo estaba. Y en uno de esos días regresé a Champs Elysees, me senté en una banca y comencé a tomar unas fotografías desde allí.

Frente a mi había una tienda de ropa. A unos metros caminaba una mujer elegante. Volteé a la izquierda y vi que venia un joven en una bicicleta. Me imaginé la fotografía, pero tenía que hacerlo rápido, pues el joven de la bici pasaría y la foto se perdería para siempre. Quería que la bicicleta saliera en movimiento así que tuve que bajar la velocidad de la cámara. Hice un sólo disparo y pude quedarme con la fotografía.

Champs Elysees. París, 2003. Ph: LG

3 comentarios:

Adriana dijo...

Me gusta... si que tienes buena imaginacion

J.S. Macotela dijo...

Eres bueno en lo que haces, Luis. Sin duda.

Por cierto, a mí me tocó dormir en el aeropuerto Charles De Gaulle hace casi un año. Te entiendo. Para la próxima ves, pásame el dato del el lugar con banderitas.

J.S. Macotela dijo...

vez*