Mi foto
Una persona lógica pero de mente muy desordenada.

26/11/07

Nastacia

Nastacia es una amiga entrañable. Una persona ordinaria, pero con un purismo humano inmenso. Introvertida, de lectura diaria, amante de la cultura japonesa, escéptica, siempre escéptica, hasta aquella noche del 3 de diciembre de 1996.

Llegó a casa cansada por ensayar toda la tarde la ceremonia de clausura del año escolar. Se me olvidaba decir que Nastacia tiene una voz envidiable. Ella iba a participar en la ceremonia cantando una canción a capella. Llegó aquella noche exhausta, ceno pan con leche y fue a la cama a dormir. En un momento durante esa madrugada, Nastacia se despertó tras escuchar el rechinido de la puerta principal, como si alguien estuviera entrando a la casa. Se quedó en la cama, quieta. De pronto comenzó a escuchar que alguien subía las escaleras. ¿Quién podrá ser? pensaba. Ella vivía solamente con su abuela y su padre, pero ellos ya habían ido a dormirse horas antes. Sintió un intenso miedo pero no se levantó de la cama. Se concentró y seguía escuchando el sonido parecido al de de unos tacones subiendo por las escaleras, lentamente, tac, tac, tac. La puerta de su habitación se abrió y entró caminando un niño vestido de negro, tomado de la mano de un pequeño borrego que caminaba de pie con sus patas traseras. Se acercaron a la cama de Nastacia, para quedarse ahí, parados los dos, el niño y el pequeño borrego, contemplándola sin murmurar una palabra.
Nastacia no quiso gritar, o más bien no pudo. Su miedo era tan grande que le deshizo hasta el más poderoso de sus gritos. Unos instantes después, el niño y el borreguito se miraron uno al otro, se dieron la media vuelta y comenzaron a salir de la habitación tal como entraron, tomados de la mano. Una vez más Nastacia escuchó el sonido de ellos bajando las escaleras, tac, tac, tac, tac. Después volvió a escuchar el rechinido de la puerta de la casa, ahora cerrándose.

Justo cuando la puerta principal se cerró, el padre de Nastacia desde su habitación gritó, ¿Nastacia, eres tú?

No hay comentarios: